Un nuevo código de vestimenta masculina se impone, en una sociedad donde las personas buscan cada vez ser más comunicativos, creando nuevos códigos estéticos a través de la vestimenta, donde la ropa al igual que la música es un lenguaje que no necesita traductor, la experiencia visual sobrepasa la raza, la cultura y las fronteras. Kim Jones parece entender esto a la perfección y nos presenta en Louis Vuitton “BLUEPRINT” una particular mezcla entre África y la cultura Punk de las calles de Londres, que definitivamente no es para todos, pero si para aquellos que tienen cierto gusto y determinación para llevar piezas únicas y con carácter.

Apenas vi el desfile supe que los asiáticos serían los hombres ideales para lucir esta colección, por mi mente pasaron muchas imágenes de películas asiáticas, yakuzas, estrellas J-Pop, K-Pop, editoriales en Hong Kong; realmente me trasladó a sociedades más avant-garde donde el código de vestimenta masculino no esta necesariamente regido por el establishment, sino por la necesidad imperativa de diferenciarse unos de otros.

No podemos negar que Louis Vuitton siempre está un paso adelante en materia de marcar tendencia, y el abanico de posibilidades de cada una de los diseños no amerita mayor explicación, pero he de admitir que las piezas que cautivaron mi atención fueron los trajes de hombre, habían piezas muy cool como las camisas con colores y estampados divertidos sin perder el lujo, pero los trajes tenían esa rareza y complejidad que nos recuerdan a la moda del pasado, pero nos llevan a la moda del futuro.

Admito estar un poco reñida con los collares para hombres de esta colección Primavera Verano 2017, pero los zapatos, bolsos y baúles tienen su encanto, porque definitivamente la marroquinería de Louis Vuitton siempre será un símbolo de diseño, tradición y savoir-faire francés, que nadie puede pasar por alto.

 

Louis Vuitton

Louis Vuitton

Louis Vuitton

No Hay Más Artículos